Implante subdérmico

Implante subdérmico

Métodos Anticonceptivos de Larga Duración 

Implante subdérmico es un método anticonceptivo del tamaño de un cerillo, hecho de un plástico considerablemente maleable. Éste es insertado por debajo de la piel del brazo y su función es evitar un embarazo liberando hormonas de manera continua en cantidades mínimas que llegan por medio de la circulación hasta el aparato reproductor para impedir que la ovulación se lleve a cabo, también provoca que el moco cervical se haga más espeso con el fin de evitar que los espermatozoides fecunden el óvulo y, generalmente, tienen un tiempo de duración de aproximadamente 3 años, pero puede variar según la marca y el país donde lo coloquen.

 

 

Los medicamentos anticonceptivos que contiene el implante subdérmico es mejor conocida como progestina, un progestágeno sintético, la cual se encarga de :

 

¿El implante subdérmico un método  anticonceptivo eficaz?

Gran parte de las mujeres pueden sentirse tranquilas utilizando el implante subdérmico como método anticonceptivo, a pesar de que una de las mayores preocupaciones al elegir uno es la duda que no persigue de qué tan eficaz puede éste ser. Este método es altamente eficaz, según indican los resultados de las investigaciones realizadas hasta la fecha: a una de cada cien mujeres le puede fallar el implante. Demostrando estar entre los métodos anticonceptivos más eficaces y de larga duración.

Existen algunos medicamentos que podrían reducir la efectividad del implante subdérmico como lo puede ser: el tomar ciertos antibióticos, ciertos medicamentos para infecciones contra levaduras o VIH o convulsiones o hasta el uso de algunas hierbas medicinales puede hacer que éste método no sea tan efectivo como debería.

 

Hay que tener en cuenta que el implante subdérmico no ayuda a evitar el contagio de enfermedades  de transmisión sexual o enfermedades venéreas, es recomendado que este método sea acompañado del uso de preservativos, ya sean para hombre o mujer, para reducir las probabilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual.