Sexo con Protección

Sexo con Protección ó Sexo Seguro

Sexo con Protección : Los seres humanos tenemos el gran privilegio de disfrutar del sexo meramente por placer y no con motivo único de reproducción, pero sabes ¿en qué consiste el sexo protegido y sexo seguro? Aunque muchas personas suelen considerarlos iguales, la realidad es que cada uno tiene sus propias características, continúa leyendo para saber más…

El sexo protegido es la relación sexual donde hay penetración de por medio y se utilizan métodos anticonceptivos de barrera, por ejemplo los preservativos masculinos, los cuales ayudan a prevenir un contagio del VIH y de otras enfermedades de transmisión sexual. De modo contrario, el sexo seguro no se trata de una relación sexual en sí, ya que no hay penetración de por medio ni otra forma en la que puedan intercambiar fluidos corporales (sangre, semen, fluidos vaginales). Para ello se recurre a los masajes, besos, caricias, masturbación… Conoce más detalladamente cada una de sus características.

Sexo-con-protección

Sexo con protección = Sexo seguro

El principal protagonista de esta práctica es el erotismo, este se encarga de estimular el deseo sexual por medio de los sentidos y/o fantasías sexuales, para esto es necesario utilizar la imaginación en la cama y unas grandes ganas de experimentar nuevas cosas. Uno de los grandes beneficios del sexo seguro es que es una gran alternativa para aquellas personas que practican la abstinencia sexual. Los siguientes son características propias de este tipo de sexo:

 

  • Utilizar besos, abrazos y caricias hacia la pareja.
  • Hacer masajes a la pareja con perfumes, aceites…
  • Hablar de temas excitantes.
  • Masturbación individual o mutua.
  • Llevar a cabo fantasías sexuales.
  • Mirar películas eróticas.
  • Sexo a través de los dispositivos electrónicos.
  • Imaginar situaciones eróticas.
  • Utilizar juguetes sexuales (SIN COMPARTIRLOS)
  • Bailar eróticamente o realizar juegos sexuales.

Sexo con protección

Este consiste en tener relaciones sexuales que incluyan penetración pero que eviten totalmente el intercambio de fluidos corporales, lo cual convierte al preservativo como su principal protagonista. Esto es con la finalidad de evitar cualquier tipo de contagio contra las Infecciones de Transmisión Sexual  y evitar embarazos no deseados. Para que realmente el sexo protegido cumpla con su cometido es necesario que tomes en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Utilizar preservativo en cada acto sexual vaginal, oral o anal, desde el principio hasta el fin.
  • El condón masculino debe ser colocado sobre la punta del pene erecto con la parte enrollada hacia afuera, posteriormente hay que ir desenrollando hasta llegar a la base sin dejar de sostener la punta.
  • Si por algún motivo crees que el condón se rompió durante el sexo, detente inmediatamente para colocar uno nuevo.
  • Es importante que haya suficiente lubricación durante el acto sexual, no utilices lubricantes que puedan debilitar el látex del condón.
  • Después de la eyaculación y antes de que el pene se relaje completamente, agarra el borde del condón y deslízalo hacia afuera con mucha precaución, asegúrate de que no se derrame el semen.

Si cumples correctamente con estas indicaciones estarás practicando sexo con protección . Para mayor deleite puedes combinar ambos, un poco de erotismo mientras la penetración (utilizando condón) no estarían mal.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =